lunes, noviembre 13, 2006

Sobre rieles y carne

No esperes más, el sudor corre por mi espalda. Deja esos besos, quiero toda tu boca en mi boca. Quiero atrapar tu legua entre mis dientes. Vamos, acércate. Déjame clavar mis uñas en tu espalda. Quiero marcar mi deseo en tu piel. Lamer tu cuello tibio. Toma mis caderas y llévalas a ti. Mi piel de llama busca refugio en tu fuego. Abrázame. No te mantengas distante. Sé que me estás mirando. Sé que piensas lo mismo que yo. No, no bajes. Quédate cerca mió. Vamos, las puertas se abrirán otras veces. No hagas caso a la voz que indica tu estación. No me dejes. No te vayas.

4 comentarios:

Lovage dijo...

Ufff qué hot eso, me gustó mucho, sobre todo la parte de: "toma mis caderas y llévalas hacia tí".
Una vez más te envidio y te quiero.
Gracias

Will Hunting dijo...

Hot en realidad, y bien llamativo, la idea de aprovechar el momento y no dejarse controlar por lo que pasa afuera, de no tomar en cuenta donde se esta o las otras cosas cotidianas que matan la pasion.

me gusto harto "señorita".

David dijo...

La cosa está en qué es lo que intentas imprimir, qué quieres decir. Si es lo que yo creo, lo has hecho muy bien.

Terror Clown dijo...

Muy bueno Paz, esto demuestra lo que te decia en tu post anterior, que realmente la literatura en ti , no tiene un espacio reducido, al menos no acá.
Me gusta el estilo de este escrito, potente, rapido, y la idea de aprovechar el instante y dejar que el mundo afuera siga girando.
Felicitaciones.

Saludos